Accede a tu perfil

Regístrate como:

Abuelo/a Familia

¿Cómo hablar de la muerte a los niños?

8 May, 2018

¿Cómo hablar de la muerte a los niños?

Hablar de la muerte con nuestros pequeños es una cuestión muy delicada. Por un lado, intentamos ahorrarles sufrimiento pero, por otro lado, debemos explicarles en qué consiste la muerte y qué implica. No sabemos cuándo es la mejor edad ni el mejor momento para hablar del tema con nuestros hijos y normalmente, se afronta sobre la marcha cuando la muerte toca de cerca a algún ser querido.

Es ley de vida, las personas morimos y muchas veces, nos vemos incapacitados para explicar a nuestros hijos lo que es la muerte y lo que conlleva la desaparición de alguien cercano.

Al estar en un mundo global, inmediato, las noticias vuelan, y nos enteramos de muchas catástrofes que pasan en el mundo. Los niños están muy expuestos a la muerte debido a la facilidad con la que pueden acceder a las noticias o los propios cuentos infantiles desde pequeños. Pero el hecho de que hayan oído que la gente se muere no es suficiente para que hayan asimilado el concepto. En la mayor parte de las ocasiones, hasta que un niño no experimenta la muerte de algún ser querido y cercano, no es consciente de que las personas de su entorno, incluso él mismo algún día morirá.

El momento en que un niño toma conciencia de que la muerte es definitiva y que todos moriremos incluido él mismo, suele ser duro para el pequeño y hay que tratarlo con especial cuidado pues suele ocasionar bastantes miedos, pesadillas y temores.

Por tanto, ¿cómo hablar de la muerte a los niños?

Si bien es cierto que en muchas ocasiones intentamos proteger a los niños de la realidad con el fin de evitarles sufrimiento, pesadillas o miedos exagerados, debemos ser claros a la hora de explicarles qué es la muerte y lo que significa.

Los especialistas en psicología infantil recomiendan hablar abiertamente sobre el tema y no darles falsas esperanzas con frases como “el abuelo se ha ido de viaje”, porque creerán que algún día volverán a verlo; “el abuelo se quedó dormido y ya no despertará más“, porque pueden asociar la muerte con el sueño y provocar miedo a irse a dormir.

Hay que explicarles que cuando alguien se muere no volverá nunca. Hablar abiertamente de los sentimientos que esa situación provoca: tristeza, miedo, impotencia… y que es normal sentirlos a cualquier edad. Pero que debemos intentar recordar momentos felices compartidos con dicha persona.

Cada familia tiene sus propias creencias y ritos entorno a la muerte y también hay que explicarlos a los pequeños. Claro está que nuestra conversación con los niños dependerá de su edad y su capacidad de comprensión. Pese a que en nuestra sociedad no es habitual que los pequeños acudan a los tanatorios, entierros o funerales, es bueno ofrecer la posibilidad de un ritual alternativo para los pequeños que también les ayude a asimilar lo que ha ocurrido y que sirva de despedida. Por ejemplo, hacer un dibujo, cocinar lo que más le gustara a esa persona y comerlo en familia, ver fotos y recordar momentos juntos… habrá que pensar en alguna actividad que permita estar en familia y hablar abiertamente sobre el tema.

Tras explicar el concepto de la muerte y la despedida, el paso siguiente es el duelo. Los niños también van a sufrir un duelo cuando día a día noten la ausencia del ser fallecido. Debemos acompañar a nuestros hijos en ese proceso y ayudarles a superarlo mirando hacia el futuro sin olvidar a la persona que ya no está.

Por tanto, no debemos ocultar la muerte de un familiar porque privamos al niño de ser consciente de la pérdida pudiendo ser pernicioso para su salud y crecimiento emocional.

También es importante recordar que no hay que minusvalorar el dolor que el niño siente cuando una mascota muere. También requiere su tiempo para aceptar ese hecho y superarlo, por lo que debemos tratarlo con la importancia que el pequeño le dé.

2 comentarios

  1. La muerte es una situación normal y natural del ser humano. Tienes razón al decir que es malo ocultarle a un niño la muerte de un ser querido ya que su desarrollo emocional no será igual además de quedarle un resquemor de por vida sobre ese ser querido (sobretodo si es alguien cercano como un abuelo)

  2. […] y como indicamos en nuestro artículo sobre ¿Cómo hablar de la muerte a los niños? no recomendamos mentir a los niños. Pero todos sabemos que se pueden contar las cosas de muchas […]

Deja una Respuesta

*

*