Accede a tu perfil

Regístrate como:

Abuelo/a Familia

¿Hay que poner límites a la imaginación infantil?

niña imaginando
11 Jul, 2018

¿Hay que poner límites a la imaginación infantil?

Hay niños que viven en su mundo, dejando volar su fantasia de tal forma que parece que no se enteran de la realidad. Algunos padres o madres se preguntan si hay que poner límites a su imaginación e intentar que vivan en un mundo más real.

La imaginación es un recurso extraordinario que tenemos las personas pero que, en la mayor parte de los casos, dejamos de utilizar a cierta edad. La imaginación es la capacidad de la mente para manipular información previamente obtenida por los sentidos y crear escenas mentales, objetos o sucesos que no existen.

Los niños utilizan la imaginación para hacer frente a situaciones que les cuesta comprender o simplemente para aprender a hacerse mayores. La fantasia les permite cumplir sus ilusiones y verse cómo serán de mayores. A la vez les permite imaginar nuevos mundos y usos de las cosas, de esta manera pueden imaginar nuevas soluciones a problemas y poder llevarlas a la práctica mediante la creatividad.

Tener un amigo invisible, que los muñecos hablen y sean sus confidentes, que los peques fantaseen con ser astronautas… son situaciones muy habituales y beneficiosas para los niños y niñas. No obstante, hay veces que los niños parece que vivan más tiempo en sus mundos de fantasía que en el mundo real y esto puede llegar a inquietar.

Cuando un niño/a se refugia en su imaginación casi todo el tiempo, debemos de comprobar que no está huyendo de algún problema que pueda tener en su entorno. Pues como decimos, los niños utilizan la fantasia para evadirse de la realidad e intentar aliviar situaciones complejas.

Si un niño/a llega a tener problemas escolares pues nos indican sus maestros que está siempre en Babia, deberemos indagar si tiene algún problema de tipo social, con sus compañeros o incluso de aprendizaje. En ocasiones, los niñ@s pueden refugiarse en su imaginación para no afrontar algún problema importante como algún caso de acoso, mobbing, o algún problema de adaptación.

Debemos señalar que tener mucha imaginación de por sí no es nada malo, al contrario es beneficioso. Una vez comprobado que no existen problemas del que el pequeño pretenda huir construyendo su mundo paralelo a la realidad, el hecho de que el niño tenga una imaginación desbordante es y será muy bueno para su desarrollo y para su vida en general. Muchas personas con gran imaginación terminan siendo grandes artistas o personas altamente creativas.

En resumen, no hay que poner límites a la imaginación pues es parte del desarrollo humano y una excelente herramienta de aprendizaje. Sólo habrá que estar atentos para comprobar que una gran imaginación no implique que el niño/a quiera esconderse de algún problema importante que no se atreva a contar.

Deja una Respuesta

*

*