Accede a tu perfil

Regístrate como:

Abuelo/a Familia

¿Sabes qué tipo de abuela o abuelo eres?

Abuelos con nieto
8 Ene, 2018

¿Sabes qué tipo de abuela o abuelo eres?

Tanto la paternidad como la maternidad es algo que suele suceder en la vida por una decisión propia, meditada e incluso planificada. Pero ¿Qué pasa con la “abuelidad”? Ser abuelo o abuela no se elige, de hecho aunque se hayan tenido 7 hijos nadie te asegura que te vayan a hacer abuela/o ni cuándo ocurrirá.

Como se suele decir, madre no hay más que una pero abuelas y abuelos hay muchos y de diversos tipos. Hay abuel@s joviales o más mayores, los hay que aún trabajan fuera de casa y con una vida muy activa y otros más caseros/as y tranquilos. Los hay que aún tienen a su pareja y los que la han dejado por el camino e incluso los que han encontrado una nueva. Hay abuelos que esperan con ansiedad saborear la abuelidad mientras otr@s se quedan en tal shock al conocer la noticia que no quieren que los pequeños les llamen nada parecido a abuelo o abuela (ni yaya, ni yayo ni nada que huela a que ya tienen edad de tener nietos).

También es diferente la forma en la que se afronta el papel de abuelos/as y eso no se sabe hasta que le llega el turno a uno mismo. Hay personas que fueron muy rectos con sus hijos pero que, sin embargo, al llegar los nietos se sienten liberados de la responsabilidad de educarles y se permiten el lujo sólo de disfrutar de la compañía e inocencia de los pequeños e incluso de darles caprichos que a sus hijos ni lo hubieran pensado. También hay abuelos/as muy involucrados en la educación de los pequeños bien por su propia manera de ser o porque el día a día de los padres de sus nietos les deja poco tiempo para su atención y los abuelos/as se convierten en abuelos/as canguros o segundos padres o madres.

Todos conocemos también a los típicos abuelos consentidores que “malcrían” a los niños pues les es imposible decirles a algo que no. Matizamos eso de malcriar pues los abuelos/as pese a que les den todos los caprichos que los niños soliciten no tienen porque malcriar a los pequeños, es decir, los niños de hoy día son muy listos, y saben que los abuelos son los abuelos y los que ponen las normas en casa son los padres, así que si un niño está malcriado o no educado correctamente, difícilmente será por tener a un abuelo o abuela consentidor.

También solían ser habituales una clase de abuelos que esperemos estén en peligro de extinción como son los abuelos distantes, los cuales no ejercen de abuelos/as por algún extraño motivo. No saben disfrutar de los pequeños, no van a verlos, ni juegan con ellos, y apenas les conocen, lo máximo que suelen hacer es un regalo para sus cumpleaños y con suerte en Navidad. Por fortuna este tipo abuelos pertenece más a otras épocas pasadas o eso queremos pensar!

Sea como sea la “abuelidad”, palabra que reinvidicamos desde aquí, cambia la vida o debería de hacerlo. De pronto, cuando tienes tu vida hecha, tus hijos hace tiempo salieron del nido y has tenido que buscar ocio para ocupar el tiempo que antes les dedicabas, te dan la noticia de que vas a ser abuela o abuelo. Primero te sientes mayor ¡ya vas a ser abuelo! Eso es de personas mayores! Pero sólo tú sabes que sigues siendo la misma persona con tu vitalidad, tus virtudes, tus ganas de disfrutar… Pero esa rara sensación de que se te haya echado la vida encima se elimina en cuanto ves al peque por primera vez y le coges en brazos. ¿Y sabes lo mejor? Que aunque no hayas podido tomar ninguna decisión sobre su nacimiento, ese pequeño está en el mundo gracias a ti. ¿No es maravilloso? Ahora sólo te quedará disfrutarlo, mimarlo y quererlo como se merece. Ah, y descubrir qué tipo de abuelo o de abuela eres!

Si eres de los que está ansioso o ansiosa por volver a tener pequeños a tu alrededor y sentir que es eso de abuelidad, llevarlos al parque, jugar con ellos, contarles historias, leerles cuentos,… y no ves que vaya a llegar en un futuro próximo o por circunstancias no puedes disfrutar de tus propios nietos en Quiero Un Abuelo te ponemos en contacto con familias cuyos niños no tienen cerca sus abuelos o simplemente no tienen y les encantaría sumar esa figura a sus vidas. Puedes ver más información pinchando aquí.

Deja una Respuesta

*

*