Accede a tu perfil

Regístrate como:

Abuelo/a Familia

7 Trucos para superar con éxito los exámenes finales

Exámenes finales
7 Jun, 2018

7 Trucos para superar con éxito los exámenes finales

Se acerca el final del curso y con él los temidos exámenes finales. Muchos escolares se enfrentan estos días al último tirón y al último esfuerzo antes de disfrutar las merecidas vacaciones estivales.

Esta situación supone enfrentarse a momentos de estrés, a veces de ansiedad e incluso de insomnio. Y no importa la edad del estudiante ni el nivel educativo.

¿Cómo podemos intentar paliar esa angustia generada por un examen?

Lo primero es hacerles ver el verdadero valor de los exámenes, es decir, ni tienen que pensar que la vida se les va en ello, ni tampoco que actúen como verdaderos “pasotas” ante sus responsabilidades. En este sentido, los padres y las madres juegan un papel importantísimo, ya que deben inculcarles el sentido de la responsabilidad. Hay que explicarles la importancia de sacar buenas notas y estudiar sin agobiarlos ni sobreexigirles. 

A la hora de enfrentarse a sus exámenes hay que tener en cuenta varios trucos o factores:

  • Utilizar técnicas de estudio adecuadas: hay multitud de webs, libros, artículos, vídeos,…, que nos asesoran de qué debemos hacer para “estudiar bien”.

Es en el colegio e instituto donde se van aprendiendo las técnicas básicas como la lectura comprensiva, el subrayado, el resumen, el mapa conceptual y/o esquema, el repaso,… Y cada estudiante las va perfeccionando o ampliando con su experiencia y según sus necesidades.

  • Planificar el tiempo de estudio: conforme los estudios se van haciendo más exigentes hay que estudiar más tiempo y este ha de ser planificado para no caer en “dejar el examen para la última tarde”. Si se tiene más de un examen en pocos días, con más motivo hay que planificar el tiempo que se va a dedicar a cada materia.

 

  • En ese tiempo de estudio son muy importantes los descansos. Los expertos recomiendan descansar cinco minutos cada 25 o 30 de concentración. Y que cada 2 o 3 horas, se haga un descanso más largo de 20 o 25 minutos.

 

  • Otro aspecto importante es el lugar donde se estudia: desde críos hay que acostumbrar a los estudiantes a “tener un sitio para estudiar”. No vale hacer los deberes y estudiar en el salón o en la cocina con la tele puesta o con la algarabía del resto de la familia. Hay que acostumbrarlos a estudiar en su cuarto o en la habitación que se disponga a tal efecto.

La silla ha de ser cómoda y con las medidas adecuadas a la altura del niño/a, al igual que la mesa. La habitación debe tener una adecuada iluminación, sin provocar sombras. El ambiente debe ser tranquilo.

  • Aprender a concentrarse y a tranquilizarse tanto a la hora de estudiar como el día de la prueba: para estudiar hay que crear un ambiente propicio para conseguir una buena concentración. Hay gente que estudia con música relajante, otra en total silencio.

Hay que aprender a que cuando uno se distrae y se da cuenta, se vuelve de inmediato al estudio.

Enseñarles a ser conscientes de lo que les distrae o de lo que los concentra desde pequeños les hará más eficientes en los momentos de estudio.

El día del examen o las horas previas, hay que intentar hacer otras actividades que distraigan, relajen, diviertan,… Los docentes y pedagogos no recomiendan estar con los apuntes en la mano hasta el momento justo antes de comenzar el examen. Esto crea estrés, inseguridad y mucha intranquilidad. “Lo que no te sepas el día de antes, no te lo vas a aprender un minuto antes”. Hay que confiar en uno mismo y saber que si se ha estudiado, hay muy pocas posibilidades de fracasar.

  • Motivación: la mayor motivación para la mayoría de estudiantes es obtener los resultados esperados. Aun así, hay quien se motiva pensando en el regalo que le harán sus padres. Otros buscan recompensas más inmediatas del tipo “si estudio este punto en 20 minutos, miro el móvil”. Conocía a una compañera que cada hora de estudio le daba una vuelta corriendo al parque, lo que le ayudaba a descansar y retomar con más ganas. ¡Todo (o casi todo) vale con tal de que el que estudia, estudie!
  • ¡Ah! Y para tener una buena concentración y rendir como queremos, “¡fuera móviles, tablets,…!”.  Es una batalla perdida ante los jóvenes, pero una buena motivación puede ser ver un montón de mensajes sin leer tras una tarde de estudio.

¡Suerte desde aquí a todos los estudiantes en sus exámenes finales!

Deja una Respuesta

*

*