Accede a tu perfil

Regístrate como:

Abuelo/a Familia

Los abuelos del siglo XXI

Niños con abuelos en autobús
28 May, 2019

Los abuelos del siglo XXI

No cabe duda que los abuelos/as del siglo XXI no se parecen mucho a la imagen de abuelos que tenemos de hace unas generaciones. Hablar de abuelos a mediados del siglo pasado era imaginar a una persona con apariencia de haber vivido muchos más años de los que en realidad había vivido.

La abuelidad se disfruta de una manera diferente a hace unos años debido a cambios tanto en la calidad de vida de los mayores como en el desarrollo de los pequeños.

Cambio social del término abuelo-abuela

En muchas ocasiones, los abuelos de aquella época solían ser personas más distantes y difícilmente se tiraban al suelo a jugar con los nietos, ni fomentaban el hecho de jugar con ellos. Por su parte, las abuelas eran esas tiernas ancianas con sus pañuelos en la cabeza que siempre estaban en la cocina y limpiando sus casas.

La sociedad ha evolucionado mucho y esa estampa ha cambiado sobremanera. Hoy en día, una persona de 60 años no es una anciana como pasaba antes. Ahora cuando llega el momento de tener nietos, pese a que suele ser más tarde, el estado físico y mental de los futuros abuelos/as difiere del de antaño.

De ahí que haya muchas personas que se le erizan los pelos cuando sus hijos les dicen que van a convertirse en abuelas o abuelos. Y es que si asociamos el término abuela o abuelo al que tenemos en mente de hace unos años, el hecho de convertirnos en uno de ellos, puede hacernos pensar en que de repente somos ancianos/as. Y, ¡nada más lejos de la realidad!

Ser abuelo o abuela del siglo XXI

La media en España de convertirse en abuelo/a primerizo es de 64 años. A esta edad una mujer o un hombre está en plenas facultades físicas y vitales. Por lo tanto, convertirse en abuela/o es fantástico pues puedes disfrutar de tus nietos como no pudiste hacerlo de tus hijos por la falta de tiempo.

Los abuelos y abuelas de hoy en día son personas activas que contagian esa actitud a sus nietos llevándolos a realizar diversas actividades, jugando juntos, aprendiendo cosas juntos, etc. Los pequeños tiran de los abuelos para hacer actividades pero también en sentido contrario.

La relación entre ambos también ha cambiado pues los niños de hoy en día, al estar más estimulados, razonan desde más pequeños, lo cual hace que se puedan mantener conversaciones con ellos (siempre a su nivel) que no se hacía en épocas pasadas pues «los niños no se metían en cosas de los mayores»

La tecnología deja de ser una barrera para ser una aliada

Hasta hace pocos años, los abuelos/as no se habían hecho con la tecnología. Y es normal, los móviles acaban de entrar en nuestras vidas e internet ha revolucionado todo en muy poco tiempo.

Actualmente, las personas que se convierten en abuelos/as tienen inquietudes sobre el mundo digital y tecnológico, por lo que intentan formarse y aprender al respecto y no les suena a chino eso de las redes sociales, los emails o el «wasap», la banca electrónica,…

La tecnología está evolucionando muy rápido y evidentemente los adultos en general no conocemos las últimas novedades como sí pueden conocerlas los jóvenes o niños. Aun así, podemos convertir la tecnología en un aliada en la relación con nuestros nietos adolescentes. Los abuelos del siglo XXI tienen mayor capacidad de aprendizaje y flexibilidad hacia los entornos nuevos, de tal forma que pueden aprender con y de sus nietos todo lo referente a las tecnologías.

De esta forma, los abuelo/as de adolescentes tienen un punto en común que interesa a ambos y que puede ayudar a la relación de acercamiento en esos años tan difíciles de los jóvenes.

Ya que la evolución humana nos permite vivir más y mejor, disfrutemos de nuestra relación con los nietos de una manera intensa y que nos haga sentirnos bien.

Deja una Respuesta

*

*